Close

¡Hola! Soy Maria Vert

Comparto felicidad a través de las flores

.

Me encantaría que mis flores te entraran por los ojos pero que despertaran tus sentidos, tu sensibilidad y tocaran tu corazoncito

Que al mirar las flores sientas que transmiten delicadeza, ilusión y cariño.

No hago ramos o centros de flores en serie. Me gusta dedicar tiempo a cada uno con mimo, amor y sentimiento. Así, ¡cada pieza es única!

.

.

Lo que soy:
Tu florista de confianza que escucha qué es lo que te gusta y cómo te gusta
Lo que amo:
Crear y trabajar con flores para aportar felicidad a la vida de las personas
Lo que quiero:
Que cada vez que veas tus flores se dibuje una sonrisa en tu cara
Lo que me gusta:
Que te sientas especial o que hagas sentir especial a alguien con mis flores
Mi historia con las flores

De pequeña, vivíamos con mis hermanas, mis padres y mi abuelo en una de esas casa tipo inglés con un estrecho pero largo jardín. Mi abuelo cuidaba de las flores y siempre tenía el jardín precioso. Mis flores preferidas eran las gardenias blancas que él cuidaba con mimo a la sombra.

Al mismo tiempo, me gustaba la elegancia de las esbeltas calas blancas y disfrutaba acariciando mi nariz con los pétalos de las rosas, intentando absorber todo su dulce perfume.

Se me daba muy bien todo lo relacionado con las artes. Dibujaba, pintaba; probé con la cerámica, con las flores secas y con el macramé. Disfrutaba de todo lo relacionado con crear con las manos y los colores. Me encantaba rodearme de cosas bellas, pensaba que la belleza era imprescindible en la vida. Incluso fantaseaba con la idea de que si en el futuro las cosas no me iban bien, siempre podría llevar una flor en el pelo para tener la belleza bien pegada a mi.

Cuando crecí, llegó el momento de escoger mi futuro. Sin tener en cuenta lo que se me daba bien y me gustaba, tomé la práctica decisión de estudiar algo que me permitiera “ganarme la vida”. Mantenía mi pasión para mis ratos libres y calmaba mi sed creativa asistiendo a una escuela local de pintura. Me propusieron ser profesora de pintura de la escuela, pero desoí de nuevo mi corazón pensando más en motivos económicos que en mi propia esencia. Fueron pasando los años, fui madre de dos seres extraordinarios y aparqué mi pasión para dedicarme a ellos. Cuando fueron algo más mayores, de repente un día me descubrí mirando continuamente páginas web de flores. Fue entonces cuando se disparó el click: ¡ No quiero continuar desconectada de mi esencia! Podríamos decir que por fin hice caso a mi intuición. ¡A la tercera va la vencida! Así que me puse a aprender con entusiasmo y…

¡ aquí estoy!

Abrir chat
Horario de atención de 9:00 a 20:00
Hola
¿En que te puedo ayudar?

Horario de atención de 9:00 a 20:00